Rocacho, un restaurante de capricho

About This Project

El moderno asador de Padre Damián arranca la temporada renovando su compromiso de exclusividad con las carnes de El Capricho, situadas entre las mejores del mundo, y que en Madrid solo pueden disfrutarse en este restaurante

El auténtico buey y la vaca de trabajo del leonés José Gordón –con maduraciones de entre 45 y 90 días– pueden tomarse en Rochacho a la parrilla de carbón de encina o en elaboraciones novedosas como las gyozas, los callos, las carrilleras, los tacos de tuétano o la hamburguesa con pan de cristal 

Convertido en una de las grandes mesas de poder capitalinas y en uno de los mayores templos de la carne en España, Rochacho cuenta con dos terrazas –una acristalada y otra al aire libre–, una elegante sala perfectamente orquestada por un equipo de alta escuela y un reservado con capacidad para ocho comensales y ofrece, en la sobremesa, una selección de los destilados más especiales del mercado para tomar por botellas, por copas o en vaso de shot

Hubo un tiempo en el que los asadores –los que salpicaban a puñados las verdes laderas y las abruptas costas del País Vasco, los escondidos entre los viñedos de Navarra y La Rioja y los pocos que despuntaban en la capital– eran la máxima expresión del lujo culinario en nuestro país. Tras la irrupción de la vanguardia y la cocina de fusión, el hedonismo en la mesa vuelve a medirse ahora por sus productos y sus proveedores, nuevas estrellas del panorama gastronómico, convirtiendo restaurantes como Rocacho en auténticos templos del peregrinaje gourmet.

Fecha

Septiembre 2021

Category
proyectos Accion & Comunicacion
es_ESES
en_GBEN es_ESES