Candela Restaurante rinde homenaje al cerdo ibérico

About This Project

Candela Restaurante, la nueva casa de comidas de Chamartín, incorpora ocho platos elaborados con diferentes cortes de cerdo ibérico de bellota a su oferta habitual, así como un menú monográfico que estará disponible durante el mes de marzo.

Tanto las carnes frescas como los jamones y embutidos ibéricos de bellota que se ofrecen en el restaurante son 100 % ecológicos y proceden de una granja propia situada en la dehesa de Extremadura.

Candela Restaurante abrió sus puertas en septiembre de 2020 dispuesto a recuperar la esencia de las casas de comida de siempre, aquellas en las que se ponía sobre la mesa el mejor género del mercado cocinado con calma, con mimo y sin florituras. Su propuesta engloba esas recetas castizas que tanto gustan a los madrileños, como la ensaladilla rusa –aquí con langostinos–, el rabo de toro a la cordobesa o unos impecables callos con pata, mucho morro y el punto justo de picante, así como una buena selección de arroces y fideuás; verduras, carnes y pescados de primera –alcachofas confitadas, bacalao al pilpil, merluza a la romana, entrecot a la piedra, solomillo con foie, albóndigas con colmenillas…– y sobresalientes postres de manufactura casera. Ahora, el establecimiento, que cuenta con dos reservados y terraza cubierta, reafirma su vocación de restaurante de culto al producto incorporando a su carta un apartado de platos elaborados con carne fresca de cerdo ibérico de bellota y un menú ibérico que estará disponible durante el mes de marzo.

ESPECIALISTAS EN CARNE IBÉRICA FRESCA

El equipo de Candela Restaurante, liderado por José María Ibáñez –alma mater de Semon durante 13 años– y Pedro González Rial –chef ejecutivo con experiencia en restaurantes del Grupo Oter y el Grupo Araceli–, muestra una maestría absoluta en el tratamiento de las carnes ibéricas frescas, un producto muy exigente a la hora de cocinarlo por su cantidad de grasa infiltrada. «Requiere un buen manejo de la parrilla para sellar bien la pieza de manera que quede tierna y jugosa por dentro y acompañamientos sencillos que resalten la carne, bien por contraste –con sabores agridulces– o bien por afinidad, y que refresquen el paladar a base de notas ácidas o amargas», explica Pedro, quien durante años participó en las jornadas de matanza de El Caserón de Araceli.

Fecha

Marzo 2021

Category
proyectos Accion & Comunicacion
es_ESES
en_GBEN es_ESES