17
Sep

Elegancia, equilibrio y complejidad en la nueva añada de @Emilio_Moro

La bodega vallisoletana, líder en calidad y prestigio en la Ribera del Duero, presenta la nueva añada de su buque insignia: un vino que lleva el nombre del fundador de la marca y que representa su espíritu pionero.

Fruto de una cosecha equilibrada y de gran madurez y complejidad, Emilio Moro 2016 es un tinto elegante, con volumen y rico matices aromáticos, destacando la viveza y frescura propias de la variedad Tinta Fina.

Pionero y rompedor desde su nacimiento, Emilio Moro es el buque insignia de Bodegas Emilio Moro. Creada en 1990 y bautizada con el nombre del fundador de la bodega, esta referencia marcó un antes y un después en la historia de la familia Moro ya que, a partir de la cosecha de 1998, eliminó de su etiqueta los tradicionales conceptos de crianza y reserva en pos de convertirse en un vino con personalidad propia. Actualmente, esta marca hace referencia a los viñedos de los que procede, de entre 12 y 25 años. A diferencia de lo que se venía haciendo en la zona hasta su aparición en el mercado, Emilio Moro se define por el equilibrio, la elegancia y la primacía de la fruta sobre la madera, de la amabilidad frente a la astringencia y de la complejidad en lugar de potencia y rusticidad. Cualidades que se han visto potenciadas en esta última añada. 

UNA AÑADA EXCEPCIONAL

La de 2016 ha sido una añada marcada por las abundantes lluvias del invierno y la primavera, que dejaron suficientes reservas de agua en el subsuelo durante un septiembre seco y caluroso dando como resultado una cosecha abundante, equilibrada y con gran madurez y complejidad. Con una crianza de 12 meses en barricas de roble americano y francés, Emilio Moro 2016 es un tinto soberbio de color rojo cereza picota cubierto, con tonalidades violáceas. En nariz es franco y elegante, con una base compleja de frutos negros maduros. Su aroma es muy vivo, destacando por encima de todo la frescura de la uva (100% Tinta Fina) y dejando los aromas terciarios de la barrica en un segundo plano, aunque enriqueciendo el conjunto. En boca es equilibrado, de gran volumen y paso fácil, con un postgusto largo y persistente.

TRADICIÓN E INNOVACIÓN

La nueva añada de Emilio Moro es el resultado de una materia prima excepcional, de la benevolencia de la climatología de 2016 y, sobre todo, del espíritu de una bodega respetuosa con la tradición y comprometida con la innovación. En los tres últimos ejercicios, Bodegas Emilio Moro ha invertido más de un millón de euros en I+D+i, una labor que desarrolla a través de la colaboración con entidades y universidades de prestigio y que ya ha dado como fruto importantes avances en el campo de la viticultura, como el desarrollo de levaduras autóctonas, para aportar complejidad y singularidad a sus vinos, o la gestión inteligente del viñedo.

P.V.P. recomendado: 16 €

SOBRE BODEGAS EMILIO MORO

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, D. Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este a su vez lo transmitió a sus hijos. Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega, que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de tempranillo recuperado de sus viñas más viejas.

Algunos de sus pagos más conocidos son Resalso, plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sancho Martín, con unas excelentes condiciones de maduración que ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La familia Moro además posee la bodega Cepa 21 (también en la Ribera del Duero) que engloba las referencias Hito, Hito Rosado, Cepa 21, el vino de pago Malabrigo y Horcajo. Además, este año ha lanzado al mercado los godellos La Revelía y El Zarzal, fruto de su desembarco en El Bierzo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top