18
Nov

El neón de @Schweppes_ES de Gran Via, ahora en nuestro salón

Schweppes, en colaboración con la artista lumínica Luisa Álvarez, presenta un nuevo objeto de deseo para los amantes del arte urbano: una caja de luz que recrea una de las escenas más míticas del skyline madrileño con el neón luminoso de Schweppes en Gran Vía. De venta en la tienda Erre Catorce (en El Rastro) en edición extralimitada, la obra muestra una fotografía retroiluminada del icónico rótulo luminoso de Gran Vía con el cielo de Madrid al atardecer como telón de fondo.

Una escena nocturna retroiluminada del icónico edifico Schweppes de 25x25 centímetros

Desde hace casi medio siglo, no hay fotografía de la Gran Vía, la principal arteria de Madrid, que no esté coronada por el mítico luminoso de Schweppes, colocado en la cima del edificio Carrión (también conocido como edificio Capitol por los cines que alberga) en 1972. Está compuesto por 104 neones que forman una hipnótica secuencia de colores (rojos, azules, verdes y, sobre todos ellos, el icónico amarillo de Schweppes) y, para muchos, lleva ahí toda una vida siendo testigo del ritmo diario de la capital. Como la marca que representa, el letrero de Schweppes ha trascendido lo comercial para convertirse en todo un símbolo cultural. Tanto es así, que en 2010 el Ayuntamiento le otorgó la categoría de Rótulo Histórico, indultándolo de la ordenanza que regulaba la publicidad exterior en la ciudad.

A lo largo de todos estos años, el rótulo de Schweppes ha sido protagonista en diferentes manifestaciones artísticas: desde películas (siendo la más conocida la cinta de Álex de la Iglesia, El Día de la Bestia) hasta pinturas y todo tipo de objetos decorativos. Sin embargo, hasta ahora ningún otro había conseguido transmitir con tanta viveza su luminosidad y su impactante contraste con el cielo de Madrid como lo hace la obra realizada por la artista Luisa Álvarez. Fundadora y directora del grupo Travesías de Luz y especialista en la utilización de la luz y el neón como material plástico, para Luisa, que ya realizó para Schweppes el imponente neón de la coctelería madrileña Salmon Guru (una de las 50 mejores del mundo), «trabajar con luz es muy gratificante, ya que al ser una materia intangible permite transmitir mucho más que otros soportes; además está demostrado científicamente que tiene un impacto emocional muy positivo en el ser humano».

Una escena nocturna retroiluminada del icónico edifico Schweppes de 25x25 centímetros

El neón de Schweppes


UNA PIEZA DE CULTO
Para esta pieza de culto, la artista ha tomado como base una imagen perteneciente a la serie de fotografías urbanas de luz, que se expusieron en la galería La Doce (en Boiro) hace dos años y que mostraban entornos urbanos nocturnos de diferentes partes del mundo. «He escogido esta porque forma parte de la ciudad que tan bien me ha acogido -Luisa es gallega residente en Madrid- y porque es un gran ejemplo del género contemporáneo light art en el que se inspira mi obra». La fotografía está impresa sobre una caja de metacrilato retroiluminada con distintas luces LED que provocan el efecto de estar contemplando la escena en vivo y en directo. Una escena nocturna de 25×25 centímetros que ahora podemos colocar en cualquier rincón de nuestro hogar.

 

Al tratarse de una obra artística muy delicada y exclusiva, estará a la venta en edición limitada, a un precio de 150 €, en la tienda madrileña Erre Catorce (C/ La Ruda, 14. Metro: La Latina).


SOBRE SCHWEPPES
En 1783, el alemán Jean Jacob Schweppe desarrolló en la ciudad suiza de Ginebra un método para carbonatar el agua, naciendo así el primer refresco con gas de la historia. Desde entonces Schweppes no ha dejado de ser una marca pionera, creativa y líder que ha sabido reinventarse, crear cultura, adaptarse a las necesidades del consumidor y del mercado y evolucionar, apostando siempre por la innovación.

Schweppes llegó a España en 1957 y en todo este tiempo ha sido la impulsora de las tendencias en mixología y del mundo del destilado premium en nuestro país. En 2012 creó las primeras tónicas de sabores diseñadas para combinar con los distintos tipos de ginebras que surgieron fruto del boom del gin tonic y en los últimos años ha ido ampliando su porfolio de mixers premium con sabores de los más sorprendentes. Esta gama está elaborada con ingredientes 100% naturales, traídos directamente de los lugares de origen que han inspirado la formulación de cada una de las referencias: Tónica & Matcha tiene su origen en Kioto y en la tradicional ceremonia del té, Tónica & Toque de Lima en la ciudad de Delhi, Tónica & Pimienta Rosa en Río de Janeiro, Tónica & Hibiscus en Hawái, Ginger Ale & Jengibre Intenso en Jamaica, Ginger Beer & Chile en Bangkok, Limón & Quinina en Los Andes, Naranja & Lichi en Pekín y Soda & Schhhhhhhh en Nueva York.

Al grito de Always Curious, la marca ha evolucionado y ampliado también su gama mainstream, que incluye la tónica original elaborada con 100% ingredientes de origen natural, su versión Zero, Schweppes Ginger Ale y la innovadora Tónica Pink, con una exclusiva receta baja en calorías –y con aroma de grosella natural–, que resulta ideal para combinar con ginebras blancas, dotándolas de un sugerente color rosáceo y un toque dulce y afrutado.

Top