28
Mar

@Cepa21Bodegas da la bienvenida a la primavera con actividades de enoturismo, desde catas con tapeo hasta viajes en globo sobre sus viñedos

Entre las experiencias sensoriales en torno al vino que ofrece la bodega vallisoletana esta temporada se proponen rutas en bicicleta por sus fincas, tours en globo aerostático y catas aromáticas.

Tras unas semanas de lluvia intensa, llega la primavera y, con ella, los ansiados pronósticos de buen tiempo. Para disfrutar del aire libre y de una naturaleza que este año nos mostrará todo su esplendor, Bodegas Cepa 21 –ubicada cerca de Castrillo de Duero, en Valladolid, y fruto del proyecto de innovación del grupo Emilio Moro en la Ribera del Duero– ha organizado un interesante programa de actividades con el vino como leitmotiv. Para que sus clientes tengan la posibilidad de descubrir cada rincón de la bodega –que aprovecha el know-how de Emilio Moro y lo combina con el empleo de las últimas tecnologías–, pone a su disposición experiencias clásicas, sensoriales y a medida.

CATAS Y COMIDAS CON MARIDAJE

Las experiencias más clásicas son perfectas para conocer la bodega y el proceso de elaboración de sus vinos, desde el cultivo de las cepas en el viñedo hasta la degustación, pasando por las fases de fermentación, crianza y etiquetado. Se puede elegir entre catas de dos o cuatro vinos (15 y 25 €, respectivamente), catas con degustación de tapas (35 € con dos vinos o 45 € con cuatro) y una comida-maridaje en su Restaurante Cepa 21, dirigido por el chef Alberto Soto (Premio Castilla y León de Gastronomía 2015) y reconocido con un Sol Repsol. El precio de esta última opción es de 90 € con cata previa de dos vinos (Hito y Cepa 21) o de 100 € con cata previa de cuatro (sumándose Hito Rosado y Malabrigo). También es posible utilizar las instalaciones bodegueras –que incluyen restaurante, bar, terraza, jardín y espacios para proyecciones– para organizar eventos a medida.

PARA PALADARES AVENTUREROS

Para quienes quieran ir más allá y vivir nuevas sensaciones en torno al vino, Cepa 21 propone experiencias sensoriales que no se olvidarán fácilmente. Entre ellas, esta primavera será posible recorrer los viñedos en bicicleta eléctrica –con pedaleo asistido, para que la excursión sea cómoda y sencilla–, con parada para tomar el aperitivo en el Restaurante Cepa 21 y probar las etiquetas Hito y Cepa 21 (40 €). También se podrá contemplar los viñedos desde las alturas, en globo aerostático (mínimo 6 personas; 220 €/persona). El paseo entre las nubes tiene unas 3-4 horas de duración y termina con un aperitivo en la terraza del restaurante, catando las etiquetas Hito e Hito Rosado. La tercera propuesta sensorial es una cata aromática de dos o cuatro vinos (25-45 €) en la cual los asistentes deberán descubrir los aromas escondidos en cada vino con el apoyo de unas campanas de esencias que facilitarán la identificación de los aromas del vino.

EMILIO MORO: SENDERISMO, RUTAS EN 4×4 y UNA CEPA SOLIDARIA

Por su parte, Emilio Moro, a sólo 17 km de Cepa 21, también ha preparado un catálogo de experiencias vitivinícolas, en las que descubrir todos los secretos de la pionera bodega, enclavada en Pesquera de Duero, en la conocida como Milla de Oro del vino. Entre el catálogo para esta primavera-verano, es posible apuntarse a catas con o sin tapeo, un menú en torno al lechazo (75 €, armonizado por cuatro vinos) y rutas para recorrer sus fincas, paseando o a bordo de un 4×4, que incluyen la cata de hasta cuatro vinos: Emilio Moro, Malleolus, Malleolus Valderramiro y Malleolus Sanchomartin (40 € por persona).

La sensibilidad de la familia Moro también ha permitido desarrollar un viñedo solidario con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de personas con dificultades para acceder al agua potable; a través de la Fundación Emilio Moro, se propone sumarse a la causa con el apadrinamiento solidario de una cepa –con chapa identificativa–, una acción que, por un donativo de 50 €, incluye cata del vino y una posterior comida típica de la zona. 

SOBRE CEPA 21

Situada en el pueblo de Castrillo de Duero, en Valladolid, Cepa 21 es el proyecto de innovación de la familia Moro (propietarios también de la prestigiosa bodega ribereña Emilio Moro) y tiene como objetivo elaborar vinos de altísima calidad cuidando al detalle todos los elementos que intervienen en la vinificación: desde la selección del terruño y la uva hasta un control pormenorizado de los procesos en viñedo y en bodega. El edificio, elegante y sobrio, está perfectamente integrado con el paisaje y equipado con la más moderna tecnología. Por su situación geográfica, domina un paisaje de cincuenta hectáreas de viñedo propio plantadas con cepas centenarias de la variedad Tinto Fino, una de las más puras del clon Tempranillo. Suelos propios de Ribera del Duero, altitudes y pendientes y una filosofía de trabajo que no utiliza ningún tipo de producto residual en la plantación, dan como resultado vinos con toda la tipicidad de Ribera, eso sí, pasada por el crisol de la revolución vitivinícola de los últimos años. El éxito de sus vinos ha estado recientemente respaldado por un aumento del 28% en la facturación de Bodegas Cepa 21 respecto al ejercicio anterior y por su presencia en más de 50 mercados internacionales a los que la bodega exporta un 45% del total de su producción.

Más información enoturismo: http://www.cepa21.com/pdf/catalogo-enoturismo-cepa-21.pdf

SOBRE BODEGAS EMILIO MORO

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, D. Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este a su vez lo transmitió a sus hijos.  Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de tempranillo recuperado de sus viñas más viejas, y algunos de sus pagos más conocidos son Resalso), plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sancho Martín, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La familia Moro además posee la bodega Cepa 21 (también en la Ribera del Duero) que engloba las referencias Hito, Hito Rosado, Cepa 21 y el vino de pago Malabrigo.

Más información enoturismo: https://www.emiliomoro.com/pdf/catalogo_enoturismo_emilio_moro.pdf

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top